loshijosdebora

Bienvenidos a la Galaxia Futbol, donde merodea la progenie de Velibor Milutinovic

Chivas, la crisis del modelo

leave a comment »

Los inicios, en la primera década del siglo XX.

El Club Deportivo Guadalajara es un equipo con una historia centenaria, que continúa siendo el más popular del país y el que más campeonatos ostenta. Los abuelos recuerdan las glorias de Chava Reyes y la Pina Arellano, los hijos, el campeonato obtenido con gallardía en la década de los ochenta, y los nietos, viven más de la ilusión que les produce los goles del Chicharito en el Manchester que los resultados del equipo en la actualidad.  Dueño en un tiempo de un futbol y una mística que le dieron una identidad única, el club atraviesa por una crisis de juego y de resultados que no solo obedece a un mal momento sobre la cancha, si no al reflejo de un modelo administrativo-deportivo, encabezado por el empresario Jorge Vergara.

El campeonísimo

Éste personaje de dudosa reputación, cuyas empresas fomentan el subempleo y violan los derechos laborales,  ha amasado un fortuna que creció a un ritmo vertiginoso en tan solo unos años. Los artilugios y jugarretas que instrumentó para apropiarse del Club Deportivo Guadalajara, dividieron fuertemente a los antiguos socios, quienes iniciaron un litigo legal en el que Vergara ha salido desfavorecido. A su vez, ex socios comerciales y allegados que colaboraron con él, lo dibujan como un personaje prepotente, autoritario,  mentiroso, e irresponsable en los negocios. A pesar de los enemigos que se ha ganado en el camino, Jorge Vergara continúa campante paseándose en los medios, al amparo del gran escenario mediático que son las Chivas, beneficiándose de la eterna impunidad que rodea a las clases empresariales allegadas al poder.

El hombre en cuestión

En la década que lleva manejando al equipo, ha transformado claramente la cara e imagen del club, con dos premisas claras: rentabilizar al máximo su funcionamiento y posicionarlo como un producto atractivo en el mercado. Afortunadamente, el futbol es mucho más que un modelo empresarial que busca obtener ganancias a toda costa, y la pelota le pasa factura a aquellos que la manejan como una mercancía sin considerar que sirve a un juego con sus propias complejidades, su propia mística e  identidad.  Si bien durante su periodo se obtuvo el undécimo campeonato de la institución, y ha relanzado a la cantera como una de las más productivas del país, Vergara ha subordinado el aspecto deportivo al empresarial, manejando el equipo como si fuera un accesorio personal, con una protagonismo exacerbado que invade zonas vedadas para los barones de pantalón largo: la cancha, el vestuario, las alineaciones, los jugadores; todos en Chivas saben que están a merced de los caprichos de un hombre que puede ser un gran oportunista en los negocios, pero que sabe poco de futbol.

Desde los  episodios de desencuentros con Omar Bravo y Ramón Morales, jugadores de peso a quienes Vergara trató como trata a sus empleados de Omnilife, hasta la reciente destitución del Güero Real como técnico del primer equipo, las decisiones del empresario han estado aderezadas con un toque de despotismo y falta de respeto. Hace unos días, cabildeó en la Femexfut el veto conjunto al diario deportivo Récord, al cual se sumaron la mayoría de los equipos de primera división. Afortunadamente, el Club Universidad se desmarcó del aberrante acto, el cual refleja el autoritarismo y poca tolerancia hacia la crítica del Sr. Vergara, y del conjunto de mafiosos y empresarios sin escrúpulos que manejan el balompié nacional.

El estadio sin identidad

Una de las promesas con las que Vergara vendió espejismos a los socios de la promotora del Club Guadalajara, fue la construcción de un nuevo estadio. La cumplió, pero lo hizo tarde y mal. Sin considerar la relación de su añeja afición con el equipo y el estadio Jalisco, Jorge Vergara proyecto la construcción de un armatoste con pasto artificial en la zona metropolitana de Guadalajara, encarnando todos los vicios del capitalismo lumpen burgués: ilegalidad (el estadio está construido en una área de conservación ecológico debido a que es zona de recarga de mantos acuíferos), mala planificación (el estadio no contempla su funcionalidad en el contexto urbano, ni mucho menos, las necesidades e intereses de la afición), mezquindad (una de las condiciones para la aprobación del proyecto fue la construcción de un distribuidor vial, el cual no tiene ni la primera piedra) y desarraigo (la afición no se ha apropiado del estadio, su ubicación es lejana y los precios de las entradas se han incrementado), lo que ha dado como resultado un dramático descenso en la asistencia a los partidos de Chivas. Vergara ignoró olímpicamente que todos los grandes equipos del mundo tienen una relación de simbiosis con su estadio.

Tribunas vacías: la gente manifiesta su inconformidad

Por si fuera poco, la imagen que Vergara le ha dado al club, es más la de una empresa que forma parte de su emporio comercial, que la de un equipo de fútbol. Basta con recordar la inauguración del nuevo estadio: Vergara no dudó en bautizarlo con el nombre de una de sus firmas, y escenificó en la ceremonia de inauguración un reality show lamentable en el que los logos de Bimbo y Toyota tuvieron más reflectores  que el siglo de historia del equipo. A su vez, ha utilizado la popularidad del club para campañas en pro del gobierno calderonista: en una de sus fotos oficiales, lucieron rodeados de militares, y en la útima, dibujaron un corazón en medio de un país teñido de blanco; solo faltó Isabel Miranda de Wallace alzada en hombros por el Venado Medina y Héctor Reinoso…Vergara ha convertido el nacionalismo rancio y soportable que siempre ha caracterizado a Chivas, en un chovinismo detestable, ignorante y superficial.

Oficialismo vergonzoso

La crisis deportiva podrá pasar, los resultados volverán a llegar, y probablemente el Guadalajara volverá a ser protagonista…sin embargo, con Vergara a la cabeza, los más de 30 millones de seguidores del equipo continuarán siendo testigos de la pérdida de identidad de uno de los clubes más emblemáticos del país.

Antipatía popular

Antipatía popular

Denuncia que unifica barras rivales

La oposición de la banda

Anuncios

Written by Los hijos de Bora

febrero 23, 2012 a 8:49 pm

Publicado en Mafiosos y negocios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: