loshijosdebora

Bienvenidos a la Galaxia Futbol, donde merodea la progenie de Velibor Milutinovic

Vieja Gloria Boliviana…

leave a comment »

El texto que vamos a reproducir a continuación no tiene ningún permiso legal. Fue sacado del Clarín de Argentina y escrito por el periodista Waldemar Iglesias en una popular columna titulada Planeta Redondo. Cuando los problemas de educación tecnológica que padecemos (recuerden que fuimos concebidos por un hombre grande: un serbio enjuto y risueño que sedujo a nuestras tropicales madres) sean resueltos, pondremos el link con todas las de la ley…

Planeta Redondo
Cuando Bolivia fue el rey

16/06/11 – 07:50

En 1963, como local, ganó su única Copa América. Lo hizo invicta, con una victoria épica en el último partido: 5-4 a Brasil. Y esa vez no jugó en los 3.600 metros de La Paz; dio la vuelta 1.100 metros más abajo, en Cochabamba.

PorWaldemar Iglesias
En Twitter: @PlanetaRedondoW

Xabier Azkargorta -vasco de Azpeitía, trotamundos en nombre de su pasión- había construido un milagro de fútbol hacía muy poco: había clasificado a Bolivia para un Mundial por primera vez en la historia (sus participaciones en 1930 y en 1950 habían sido por invitación). Se había convertido, por la magia de algunos resultados favorables, su bigote irrepetible y su simpatía, en una celebridad adorada por el pueblo boliviano. Camino al Mundial de los Estados Unidos 1994, en una conferencia de prensa, le comentaron que ese era tal vez el mejor momento de la vida del fútbol del país del Altiplano. Azkargorta primero agradeció y luego ofreció un homenaje: “Acá, hace tres décadas, hubo un equipo campeón que merece todo nuestro respeto y reconocimiento”. Se refería al único seleccionado boliviano que obtuvo un título continental.

En 1963, la primera vez que Bolivia organizó la Copa América, fue campeón de manera invicta. Ganó cinco encuentros (entre ellos, 3-2 a la Argentina y 5-4 a Brasil) y empató sólo uno (4-4, frente a Ecuador, en el debut). La vuelta olímpica no la dio en su reducto más confiable: los 3.600 metros de La Paz. El triunfo ante Brasil sucedió en Cochabamba, que se encuentra 1.100 metros por debajo. Ese día fue, tal vez, el más importante de su historia: el seleccionado verdeamarelo, que ya era bicampeón mundial (tras los títulos de 1958 y de 1962), terminó aplaudiendo a los bolivianos.

Eran otros días aquellos. Lo retrata el diario El Nacional, de Tarija, para evocar la consagración 48 años después: “En esos tiempos no había televisión y los periódicos llegaban a Tarija con 3 o 4 días de demora, entonces la única vía para enterarse de las noticias y los eventos deportivos, eran las transmisiones radiales, que mediante las ondas cortas de las radios Illimani, Universo y Cruz del Sur, se escuchaban en Tarija. En esos tiempos no todos tenían radios, que eran las Gelosos y Phillips y funcionaban –no había a transistores- con luz eléctrica. El servicio eléctrico era muy precario, tanto por su calidad lumínica como por su capacidad, que abarcaba la parte central de nuestra ciudad, que en ese entonces era un villorio de no más de 60.000 habitantes”.

Wilfredo Camacho, futbolista de Ferro, en la Argentina, era el símbolo de aquel equipo y de aquella conquista. Así lo retrató el periodista Alejandro Watara, para el diario El Día, de Bolivia: “Fue considerado un emblema por la fibra y el alma que ponía en cada pelota que disputaba y eso le valió para que durante más de una década en la que vistió la camiseta de la selección, se la denominara ‘fútbol camachista’. Así era Wilfredo Camacho, un verdadero gladiador que jugaba en el centro de la defensa, hecho que no era ningún impedimento para mandarse al ataque, contagiando ese espíritu a sus compañeros”.

Hubo otro jugador emblemático: Roberto Cainzo, quien pasó de delantero a defensor por necesidades del equipo nacional. Había nacido en Tucumán, pero forjó su condición de futbolista en territorio boliviano. Entrevistado por Fernando Cabezas para el sitio Bolivia.com explicó las claves del éxito: la calidad futbolística y la humildad de aquel equipo. Y aportó un detalle del partido más impresionante de esa edición: el último, el 5-4 a Brasil, que ya no tenía posibilidades de ser campeón. “Arturo (López) era muy buen arquero, de grandes reflejos, pero esa tarde estaba muy nervioso. Cada vez que pateaban al arco era gol; el 5-2 se convirtió en 5-4 y en los últimos minutos nos desesperamos”. Fue sufrimiento y angustia ese último tramo, pero llegó el final y ese festejo que todavía late en los recuerdos de cada uno de sus protagonistas. Como Torres, Vargas, Espinoza, Ugarte, Castillo, Alcócer, Aramayo, Quinteros, Blacutt; incluso como el entrenador del plantel, el brasileño Danilo Alvin.

La victoria de aquel equipo fue un hito no sólo en la vida deportiva del país. Fue una alegría nacional. El escritor boliviano Fernando Diez de Medina sostenía entonces, en un artículo del diario Ultima Hora, que la impresionante felicidad luego del título era casi natural, dado que el país, acostumbrado a frustraciones, fracasos y derrotas de todo tipo, por fin paladeaba una auténtica victoria. Al respecto, escribió el periodista Hernán Maldonado, en Tierra Lejana: “Hemos sido mucho tiempo perdedores, necesitamos ser ganadores, era su mensaje”. La vuelta olímpica, en definitiva, era más que eso: resultaba el triunfo de los rezagados, la alegría laboriosamente conseguida de los postergados de siempre.

Ahora, para la Copa América 2011, habrá un homenaje para aquellos Superhéroes del Altiplano: el seleccionado de Gustavo Quinteros lucirá una remera similar a la de la consagración de 1963. “Será un justo tributo a todos aquellos que llevaron el fútbol boliviano a lo más alto de América”, contó el gerente de la Federación Boliviana de Fútbol, Alberto Lozada. Es un detalle más para una certeza: la memoria mantendrá viva aquella epopeya deportiva, esos días en los que Bolivia fue el rey de América.

Anuncios

Written by Los hijos de Bora

junio 16, 2011 a 6:22 pm

Publicado en Hitos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: