loshijosdebora

Bienvenidos a la Galaxia Futbol, donde merodea la progenie de Velibor Milutinovic

La inmaculada imagen del Chicharito, perfecta para los mercaderes del futbol.

with 2 comments

No cabe duda de que Javier el Chicharito Hernández es un buen jugador, que ha dado un salto meteórico en tan solo un año, pasando de ser un goleador en una liga mediocre, a un indispensable táctico en el esquema de una de las oncenas de la élite futbolística mundial. Sin ser el gran regateador, o la individualidad que puede resolver un partido y cargar con el equipo a cuestas, es un delantero que conoce los secretos del área: sabe posicionarse entre el bloque defensivo, anticipar al más tosco y corpulento de los marcadores, colocarse en pos del capricho del rebote; en el mar de piernas, tiene la habilidad de rematar desde cualquier ángulo y en cualquier forma, y en el espacio abierto, explota velocidad y definición como pocos. En un país en el que los ídolos se forjan a partir de la imagen mediática promovida por la prensa y la televisión, el Chicharito fluye a caudales, y se ha convertido en un personaje que comienza a ser aprovechado por las corporaciones que mueven los hilos del deporte.

Hace unos meses, cuando Hernández comenzaba a despuntar en el equipo titular, la prensa mexicana celebraba absurdamente una nota: Chicharito sería la nueva imagen de Coca Cola Zero en Gran Bretaña, desplazando a su compañero de equipo Wayne Rooney. El jugador surgido de los suburbios de Liverpool, había sido suspendido dos partidos por celebrar su gol con insultos frente a las cámaras de televisión. Los mercadólogos de la empresa refresquera más grande del mundo, conocedores a fondo de la doble moral en el turbio mundo de los negocios, decidieron rescindir con Rooney su contrato publicitario, y colocar al mexicano en ascenso, como nueva estrella promotora de su producto. El motivo: cambiar de un conflictivo y desobediente, a pesar de ser uno de los mejores jugadores del mundo, a un inmaculado, cuya cara de niño, religiosidad y compañerismo, encajan a le perfección con la pureza e inocuidad que pretende transmitir Coca cola.

El incidente, al que ridículamente aludió la prensa nacional como si se tratara de un triunfo del jugador, refleja el prototipo de conducta que los mandamases del fútbol, las televisoras y los negocios, quieren imponer dentro y fuera de los terrenos de juego: hombres que no solo pateen el balón y den espectáculo, si no que sonrían ante las cámaras, no insulten ni injurien al adversario, ni mucho menos, osen quitarse la playera por la euforia que propicie el gol o con la intención de expresarse. La invasión de la lente que capta hasta los más mínimos detalles que se suceden en la cancha, ha ocasionado que los pormenores de un juego que es capaz de sacar a la superficie lo más primitivo y tribal del ser humano, sean acotados en detrimento de la mística que lo rodea, y del jugador. Si el fútbol llegó a ser una tribuna en la que se encontraban y chocaban formas de ser y maneras de pensar, con la presencia de la televisión y los medios electrónicos a escala mundial, los dictados del script televisivo son los que mandan, borrando y caricaturizando toda diferencia, colocando el logo del patrocinador en cada píxel. .

La FIFA ordena amonestar al jugador que se quite la playera, y prohíbe estrictamente mostrar mensajes debajo del uniforme; la causa: alusiones que incomodan las susceptibilidades de occidente o que son políticamente incorrectas. Kanouté, delantero del Sevilla, fue multado con miles de euros porque después de anotar un gol, mostró una playera de apoyo a Palestina, que en esos momentos era bombardeada despiadadamente por tropas israelíes. A fin de cuentas, los jugadores son empleados de la industria multimillonaria del fútbol, y a pesar de que puedan recibir salarios estratosféricos, son tratados como tal. Por el momento, Chicharito no ha sido penetrado por el duopolio televisivo, y todavía no se presta a los patéticos reality shows que han protagonizado otros personajes del fútbol mexicano. Sin embargo, mientras se mantenga su ascenso futbolístico, la vorágine de la fama mediática será mayor, y la dignidad que se gana dentro de la cancha, se pierde fácilmente en el estudio televisivo (no olvidemos a Javier Aguirre).

 

Anuncios

Written by Los hijos de Bora

junio 14, 2011 a 12:58 am

Publicado en Mafiosos y negocios

2 comentarios

Subscribe to comments with RSS.

  1. Chúpale pichón…

    Los hijos de Bora

    junio 14, 2011 at 1:04 am

  2. esta bien papasito mi amor te amo atentamente tu novia

    jazz

    enero 21, 2013 at 5:00 pm


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: